El Cap de Creus, da igual las veces que vayas o los amaneceres que veas, porque siempre te sorprende. Y con Meri & Leo no pudo ser menos. Confesaremos que llegamos cuando el sol ya despuntaba por el horizonte, nos paramos en medio de la carretera y empezamos a andar. Taz, el perrito,  fué también protagonista de ésta preboda y no sé deciros finalmente quién se lo pasó mejor, si él o nosotros 🙂

Gracias equipazo www.elramovolador.com & www.mariemarryme.com

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies